martes, 28 de febrero de 2017

Te hablo de libros: Pucked Off de Helena Hunting

Hola Lectores!

Que tal todo?

Hoy les mostraré algunos adelantos y la reseña de "Pucked Off" de Helena Hunting-

Pucked Off es el quinto libro de la serie "Pucked", no leí los anteriores pero eso no arruinó mi experiencia con este libro.

Sin nada mas que agregar, sigan leyendo!





Datos Principales:
Título: Pucked Off
Autor: Helena Hunting
Formato: Digital
Páginas: 278
Precio: 3,99$




Soy el defensa de NHL Lance Romero, alias Lance "Romance".


Soy conocido por las fiestas y los excesos. Soy el que tiene mas minutos de penalidad en la liga. Me meto en la mayoría de las peleas. Tomo la mayoría de los éxitos. Soy un jugador dentro y fuera del hielo. Yo soy el que las mujeres sin inhibiciones quieren.

No porque me guste la fama, sino porque no sé cómo ser de otra manera.

Tengo secretos. Los cuales compartí con la persona equivocada, y los usó contra mí. A veces todavía lo hace. Debería cortar lazos. Pero ella lo hace difícil, porque ella es la clase de persona mala que merezco.

Al menos eso es lo que yo creía hasta que alguien de mi pasado se ve atrapado en mi presente. Ella es todas las cosas buenas de este mundo. Ella ilumina mi oscuridad.

No debería quererla.

Pero lo hago.

Debería dejarla sola.

Pero no lo haré.



Armada con mi portapapeles, camino por el pasillo a la sala de espera. Lance es imposible de ignorar. A pesar de que lleva una sudadera y la capucha cubre la mitad de su rostro, tiene más de seis pies de alto-ancho-jugador-de-hockey .

Es tan ancho sus hombros ocupan parte de las sillas de cada lado, lo que explicaría por qué nadie está sentado a su lado. Se desplomó para que su cabeza descansara en el respaldo de la silla, y sus manos estaban entrelazadas en su regazo, una gorra de béisbol colgando de una rodilla. Sus labios, lisos y suaves, (lo sé porque los he tenido en los míos; Podría haber sido hace una década, pero lo recuerdo claramente) están separados. Parece que está dormido.

Me aclaro la garganta. -¿Lance Romero?

No se mueve.

Bernadette, la recepcionista, me da una mirada significativa.

Me aclaro la garganta de nuevo y digo su nombre por segunda vez. Se sacude de un tirón y la capucha cae de su cabeza, exponiendo su rostro. No está en buena forma. Tiene un ojo morado y moretones en la mejilla izquierda. Hay una curita en una ceja.

Por desgracia, todavía se ve sexy.

Parpadea unas cuantas veces, bosteza, y golpea sus labios, su lengua tocando la escisión en el fondo. Su mirada barre la habitación y finalmente cae sobre mí. El calor explota en mis mejillas y a través de mis miembros, calentándome de adentro hacia fuera mientras que él comienza a observar desde mis pies vestidos con zapatillas de deporte y vagabundea encima de mis pantalones del yoga a mi camiseta de la compañía antes de detenerse en mi cara. No puedo mirarlo directamente por más de un par de segundos. Espero sinceramente que no se acuerde de mí. No puedo ir allí y también ser profesional.

Estoy segura de que la sonrisa que me ha dado ha derretido a mucha ropa interior de groupies. Los míos se quedan donde se supone que deben, sujetos en mi culo.

Le doy una sonrisa profesional y educada. "Ahora estoy lista para ti."




He acordado salir con Lance. En una cita. Dos en realidad. Ni siquiera sé qué pensar. Agarro mi bolso y me meto en mi chaqueta. A medida que la noche cae y la temperatura disminuye, los sweaters se hacen necesarios.

Cuando vuelvo, Lance está de pie al lado del escritorio, revisando su teléfono. Él está sonriendo.

"Lista para irnos", digo.

Golpea un par de botones, mete el telefono en el bolsillo y me da esa caracteristica sonrisa. "Genial."

Cierro la clínica, y Lance me acompaña por el aparcamiento. Esta vez no deja el espacio habitual entre nosotros, y el dorso de su mano me roza la cadera.

Estoy nerviosa cuando llegamos a mi auto. Su Hummer está estacionado justo detrás de mi Mini esta vez. Ajusto la correa de mi bolso y lo miro. Extrañamente, él se ve tan nervioso como yo.

Escanea mi cara y da un pequeño paso más cerca. Puedo ver su mano levantarse en mi visión periférica. Mi pelo está en una cola de caballo, está colgando en mi hombro. Él dedos el final de la misma.

"¿Por qué siempre quiero sacar esto?"

No tengo la oportunidad de contestar, porque él deja caer su cabeza y sus labios rozan mi mejilla.

"Quiero besarte."

"Simplemente lo hiciste", susurro.

"Quiero hacerlo de nuevo, pero aquí." Su pulgar toca mi labio inferior.

"Oh."

Está tan cerca. Sus labios casi tocan los míos cuando él pregunta, "¿Puedo hacerlo?"

"Sí por favor."

Sus párpados se hacen pesados, y me besa en la comisura de la boca. Lance acaricia mi mejilla y descansa su palma en el lado de mi cuello. La otra mano recorre la longitud de mi brazo hasta que llega a mis dedos.

Se inclina hacia atrás un poco, y por un segundo creo que se acabó antes de que empiece, pero él toma mi mano en la suya. Desenrollando mis dedos, él la levanta y presiona mi palma contra su mejilla. Un temblor de cuerpo entero lo atraviesa, y sus ojos se cierran. Él gira su cabeza hacia mi palma, y ​​suavizo mi pulgar a lo largo del contorno de su labio inferior. Un profundo sonido procede de la parte posterior de su garganta, haciendo que mi piel se espese y que el calor florezca en mi vientre.

Cuando vuelve a abrir los ojos, el fuego en ellos coincide con el calor que inunda todo mi cuerpo. -
"¿Puedes mantener tu mano aquí?"

"-Si quieres, sí."

"Definitivamente lo hago."

Se inclina y acaricia sus labios con los míos. Es suave y cálido. Luego toma mi labio inferior entre los suyos, lo suelta lentamente y luego hace lo mismo con el superior. Unos dedos ligeros cubren mi cabeza, y la inclino hacia atrás.

Separo mis labios, y su lengua barre mi boca. Su gemido es bajo, enviando un escalofrío por mi espina dorsal. Deja caer la mano que mantiene la mía presionada contra su mejilla. Su brazo rodea mi cintura, y él me aprieta contra él.


Espero que el beso crezca en intensidad. No lo hace, aunque puedo sentir el calor en mi interior. Esa sensación que he estado buscando durante todos estos años finalmente está de vuelta.




Este es el primer libro de Helena que he leído.

Estoy probando autores nuevos este año, y gracias a Dios, no me he decepcionado.

Ok, tenemos a Lance Romero, escocés, jugador de hockey, un pelirrojo sexy y encantador (Amé a Ken Bek en la portada) y en mi humilde opinión, una persona tóxica, con relaciones tóxicas.

Es un buen muchacho, un buen amigo, un jugador de hockey increíble, pero está perdido en el pasado, es auto destructivo.

Un día, él se lastima (lo lastiman mejor dicho), así que necesita un terapeuta o masajista, entonces nos encontramos con Poppy.

Poppy también es pelirroja, y cuando Lance la vé, se sentió como en casa.

La necesita, pero no la recuerda.

Se conocieron hace muchos años, pero Lance enterró los recuerdos, Poppy no.

Ella se esfuerza tanto para no enamorarse (más de lo que ya está) de Lance (demasiado tarde chica, lo sabes, nunca dejaste de estar enamorada de él, lo siento por ti).

Él la quiere.

Ella es buena para él, para su corazón.

Me gusta esta historia, Poppy es como el bálsamo de Lance, para su pobre corazón roto.

Me encanta esta pareja.

Se merecen el uno al otro.

Lance se acordará de ella, y lo dará todo por ella, porque la merece o él quiere merecerla pero siente que no lo hace.

No leí los otros libros, no arruinó la historia para mí, porque los otros libros son sobre los amigos de Lance, los conocí en Pucked Off, así que ahora quiero conocerlos mejor en sus libros.

Me gusta mucho Poppy, realmente me gusta este personaje. Helena, tienes muchos puntos en este blog.

Poppy es una chica increíble, no es como la habitual chica egoísta que quiere atención, me encariñé con ella.


Quiero leer más de esta autora, ¿por qué no la leí antes? ¿Qué está mal conmigo?

Le di a este libro, 5 estrellas en mi página de Goodreads y está en mi estante "favoritos".












Cuentenme, han leido algun libro de la serie o de Helena?

Los leo en los comentarios.

Con amor, K.

PD: Gracias a la autora por darme su libro a cambio de una reseña honesta

No hay comentarios.:

Publicar un comentario